viernes, 13 de julio de 2012




¿Para qué dejar que te derrumben? dijo. Pues, simple, para aprender a reconstruirme, agregué.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada